¿HAS PERDIDO TUS DETALLES?

Torre Agbar, mis fotografías con texto de Planeta Dunia

/ / Ciudades

Esta historia comienza en el blog de Planeta Dunia

Unos días antes del evento, Marc estaba ultimando los detalles de la fiesta en la Torre Agbar, quería que a la fiesta acudieran pocas personas, algunos bloggers de viaje, fotógrafos, alguien del Ayuntamiento, su mano derecha en la empresa de comunicación y los clientes más importantes. Estaba peleando con el equipo editorial sobre la redacción de las invitaciones. No quería las típicas que indican el lugar, la hora y una fotografía. Deseaba crear una atmósfera de expectación desde el primer momento y concluyeron que las indicaciones indicarían:

• Serán pocos invitados.
• Habrá bebida para todos.
• No se puede fumar dentro, para eso está la terraza.
• Se aceptan bombones, vino y flores como presente de bienvenida, pero no hace falta traer ni postre ni comida, ya que seguramente sobrará.
• #TorreAgbarNight

Torre Agbar in Barcelona, Spain

Llegó la noche esperada y Marc fue atendiendo a cada uno de los invitados, presentándose en la puerta con cada llamada. La primera blogger invitada para cubrir el evento en Redes Sociales, Planeta Dunia, había llegado, recogió su abrigo y se dio cuenta de que parecía desorientada. No estaba muy seguro de quién era ella pero su trabajo le gustaba, y esperaba que se integrara rápidamente entre los invitados para crear el contenido necesario durante aquella velada.

Torre Agbar in Barcelona, Spain

Al poco rato Marc se percató que Dunia era uno de los focos de atención de la velada, con una copa en la mano relataba increíbles historias de sus viajes, contando anécdotas que divertían a los invitados. Desgraciadamente él estaba demasiado ocupado con unos y otros, pero la seguía de reojo, atento a sus movimientos. Marc se sorprendió varias veces dedicándole sonrisas en exclusiva, le gustó esa mezcla de fragilidad femenina y firmeza profesional que destilaba Dunia.

Torre Agbar in Barcelona, Spain
La noche avanzaba mejor de lo previsto, se cerraban negocios interesantes y antes de que se sentaran a cenar el ambiente ya era muy distendido. Marc se dio cuenta de que Dunia salía a fotografiar las vistas desde la terraza, y se desconcertó cuando sus labios murmuraron: “no dejaré ni por un segundo, que vueles sin red, Dunia”. La siguió como hipnotizado y sin saber cómo deseó detener el tiempo en aquel instante, parar la fiesta y que ellos pudieran seguir hablando.

Torre Agbar in Barcelona, Spain

Marc pensó que sería estupendo que ella le siguiera hasta la cocina, cuando fuera a por más hielo o a por más bebidas. Iba a precisar de su compañía, quería tenerla cerca para respirar el aroma de su piel que ahora le parecía la mejor fragancia que hubiera percibido jamás. Quería que sus manos se rozaran, ¿cómo poner mi mano en tu cintura femenina para que sepas que busco ese contacto?. Piensa, piensa algo rápido Marc se dijo en un arrebato. Puedo apartarla delicadamente con la excusa de alcanzar algo. Retirándome después suavemente con pulcritud y corrección de caballero, para que no piense que la estoy acosando. Ojalá no huya por pudor, ese no sería un motivo suficiente.

Marc y Dunia dejaron pasar el tiempo, entre bromas, risas y miradas furtivas. Marc quería que ella se quedara hasta el último momento, cuando, una vez cerrada la puerta y marchado el último invitado, sus ojos no pudieran estar en otra parte más que en los de ella.

Torre Agbar in Barcelona, Spain

Esta historia sigue en el blog de Planeta Dunia

Indicaciones para los chicos
Tranquilo, cuando la veas a solas, puede que le tiemblen las piernas, las manos, la voz; quizá no podrá articular palabra, sentirá tentaciones de irse, es inevitable. Ella quiere, piensa, ruega y cruza los dedos esperando que la trates bien, con delicadeza y despacio.

Descubre qué piensa ella

Qué piensa él
Acércate. Quiero tenerte aquí. Conmigo. No hables. Solo ven. Déjame apartar delicadamente tu cabello, déjame descubrir el sedoso alabastro de tu piel… Déjame beber de tu aliento… No digas nada… Necesito besarte. Necesito refugiarme en ti, al fin.

SUBIR

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
UA-3280661-1